Conózcanos 

 

La Oficina de Control Interno tiene como objetivo asesorar a la Administración Activa del Poder Judicial sobre el cumplimiento de la Ley General de Control Interno No.8292, trabajando de forma conjunta con el Jerarca y Titulares Subordinados, mediante el acompañamiento, formación, investigación y desarrollo requeridos, para fortalecer el Sistema de Control Interno Institucional.

La Ley General de Control Interno N°8292, vigente desde el 04 de setiembre de 2002, reconoce a las personas que laboran para una organización, como un elemento esencial para garantizar razonablemente el logro de sus objetivos. Esta legislación promueve un cambio cultural en la estructura organizacional del sector público, otorgando mayores competencias al personal para la mejora continua de las funciones que debe cumplir de cara a la ciudadanía.

Esta normativa impulsa un enfoque preventivo, a través de la oportuna gestión de los riesgos que podrían obstaculizar la consecución de los objetivos institucionales, planteando una apropiada planificación como condición necesaria para el éxito de la institución, procurando:

  • Lograr un uso adecuado de los recursos disponibles en términos de economía, eficacia y eficiencia en un contexto de mayor flexibilidad y transparencia.
  • Fortalecer el ámbito de control con base en mayor claridad en la asignación de la autoridad y responsabilidad administrativas.
  • Promover la gestión enfocada en el desempeño, vinculando la acción con el logro de objetivos.
  • Mayor exigencia para la administración, con el fin de lograr el cumplimiento de la misión, los objetivos, así como la protección del patrimonio público.
  • El control como medida para gestionar los riesgos, así como promover el rendimiento y no la sanción.

Por otra parte a través de la Oficina de Control Interno, se promueve la realización de las siguientes acciones:

  • Cumplimiento con las responsabilidades respecto del control interno, a través de las manifestaciones y actuaciones cotidianas.
  • Fortalecimiento de la ética, para promover una gestión basada en los valores y estándares de conducta definidos por los Jerarcas.
  • Adecuación constante de la estructura organizacional, de conformidad con las necesidades y la dinámica de los cambios del entorno en que se desempeña la entidad.

Entre las principales responsabilidades de la Oficina de Control interno se citan:

  • Asesorar al Jerarca institucional (Corte Plena) y al Consejo Superior en materia de control interno y gestión integral de riesgos.
  • Implementar y procurar la mejora continua del Sistema de Control Interno, en coordinación con los jerarcas de la institución, entre las cuales podemos citar: integrantes de Corte Plena, Consejo Superior, jefaturas del ámbito jurisdiccional, Ministerio Público, Defensa Pública, Organismo de Investigación Judicial, así como del ámbito administrativo.
  • Ejecutar un programa de capacitación constante para la formación de las personas que laboran en el Poder Judicial en materia de control interno y gestión de riesgos.
  • Formar y asesorar los equipos de gestión de riesgos en los despachos y oficinas judiciales del país, utilizando el marco orientador y la metodología del Sistema Específico de Valoración del Riesgo Institucional, SEVRI-PJ, aprobados por la Corte Plena y el Consejo Superior.